El mejor vinagre nace de la mejor tierra de vinos

Vinagres de nuestra tierra, Haro, capital del vino de Rioja, tierra de sabores donde se combina sabor, aroma y calidad.

Fabricamos el vinagre de una manera lenta, pausada, rigurosa con ayuda de sarmiento seleccionados de viñas ecológicas. En nuestras instalaciones preparamos las gavillas, recortándolas para introducirlas en los depósitos de 35.000 litros y ahí comienza un proceso de fermentación que dura alrededor 10 días. El vino al deslizarse sobre los sarmientos conseguimos que esté más en contacto con el aire y así de forma natural y pausada hacemos la acetificación, un proceso artesanal que transforma el vino en ácido acético y da como resultado un vinagre excelente.

Gavilla de sarmientos
Cadena de producción

Acto seguido nuestros vinagres se enfrían y si van a ser utilizados para la crianza, balsamización o gran reserva empezarán su reposo en barricas de roble francés.

Este método es lento y natural, otras muchas vinagrerías optan por no utilizarlo ya que hay otros métodos más rápidos y competitivos en el mercado. Es lo que nos distingue y  da sobriedad a todos nuestros  vinagres tanto en vinagres genéricos GAR, LG, VINARO,  Crianzas añejos GAR, VINDARO, VINANOR, como Balsámicos Rioja VINDARO. Para poder degustarlo en los productos a que se destine posteriormente.

“El vinagre es uno de los productos más dignos de fijar la atención de la economía rural y doméstica, como que es el ácido más necesario y útil que se conoce, pues es absolutamente preciso para conservar la salud, las carnes, las legumbres y las frutas; para preparar las comidas, y perfeccionar las artes”

Barricas con botella de Vindaro